jueves, 21 de enero de 2016

LAS MEJORES MASCOTAS



Mientras más observamos a los animales y más momentos de nuestras vidas compartimos con ellos, más signos de su inteligencia aparecen de la nada para sorprendernos. Un gran ejemplo es Moses, una tortuga de patas rojas. Cuando Anna Wilkinson, investigadora de la capacidad cognitiva animal de la Universidad de Lincoln, Reino Unido, colocó a Moses dentro de un laberinto su trabajo lento, pero laborioso, sorprendió a todo el mundo. No sólo actuó como lo haría un roedor en su situación, sino que modificaba su camino a medida que la situación iba cambiando, signo no observado en las ratas. Aunque esta afirmación suene extraña, las tortugas, según parece, son de todo menos lentas.


Pero el ser humano tiende a asemejar y a considerar como mejor aquella inteligencia similar a la suya propia, así que ¿qué mascotas están más cerca de ser mentalmente iguales a nosotros? Chaser, un border collie destinado a la investigación de la capacidad cognitiva llevada a cabo por John Pilley, aprendió el significado de más de 1000 palabras incluyendo nombres de juguetes e instrucciones sobre qué hacer con ellos como “a la pelota” o “trae el Frisbee”. Este comportamiento denota un aprendizaje por deducción similar al que usan los niños pequeños para aprender el lenguaje.

Pero no son los únicos. Alex, un loro gris africano entrenado por Irene Pepperberg de la Universidad de Harvard, ha aprendido 100 palabras e incluso ha creado algunas nuevas como “ban-erry” para designar a la manzana: él conocía el plátano (banana) y la cereza (cherry), y debió pensar que esta fruta se encontraba a mitad de camino de las otras dos. Además, Alex ha sido el primer no humano en contestar una pregunta sobre sí mismo, acerca de su color, lo que sugiere un nivel muy importante de autoconsciencia.

Cuando hablamos de comportamiento social o cuando observamos a otros en busca de nueva información y habilidades, los perros se sitúan al frente. En un estudio reciente que comparó la capacidad de resolución de problemas entre lobos y perros, a los primeros se les ocurrían diferentes estrategias el 80% de las veces. Los perros, sin embargo, pasaron la prueba sólo el 5% de las veces y, con bastante frecuencia, miraban a un humano en busca de su ayuda. Parece que la domesticación ha incrementado la pereza intelectual de los perros.

Pero, aunque no sean animales de compañía corrientes, ningún estudio sobre inteligencia animal puede estar completo sin que aparezcan los córvidos. Los cuervos y las urracas son asombrosamente inteligentes: pueden solventar graves problemas, utilizar herramientas, recordar dónde han escondido la comida y planear cosas para el futuro. Y esos son precisamente los rasgos ideales de las mascotas.

Pero… ¿qué mascota es más cariñosa? 


Esta duda, planteada entre perros y gatos, nunca ha tenido una difícil respuesta. Hasta ahora. A pesar de su reputación como animales distantes, los gatos siempre están atentos a los sentimientos de sus dueños. Psicólogos de la Universidad de Oakland en Rochester, Michigan, han observado que tienen mayor contacto con las personas cuando están de buen humor que cuando tienen una apariencia amenazadora. Por otro lado, los perros son más empáticos. Un reciente estudio ha demostrado que tienen tendencia a dar más cariño en momentos tristes y no solo a sus dueños como los gatos, sino que también pueden dar muestras de afecto a desconocidos. Pero eso no quiere decir que el amor que tú sientes hacia él sea correspondido por su parte, por lo menos no en su totalidad.

¿Qué mascotas son más entretenidas? 


Aunque los perros pueden ser entrenados para realizar actividades similares al baile, no pueden improvisar. Sin embargo, los loros sí que tienen algunos movimientos. Snowball, una cacatúa de cresta azufre, demostró que podía seguir el ritmo. Aniruddh Patel, de la Tuftus University de Massachusetts, adaptaba su ritmo de baile a la canción Everybody de los Backstreet Boys (una de sus favoritas) puesta a diferentes velocidades. Patel relacionó su habilidad rítmica con su capacidad para aprender nuevos sonidos. No sabemos de otros animales que puedan bailar. Algunos estudios han revelado que los leones marinos pueden seguir el ritmo pero sólo tras recibir el entrenamiento adecuado. De momento los loros son las únicas mascotas comunes que pueden bailar sin previa orden de sus dueños y, al parecer, con mucho estilo.

¿Y cuáles son mejores para el medio ambiente?


Un perro mediano contamina lo mismo que en vehículo utilitario, debido a la contaminación que supone la fabricación de su comida. Las menos contaminantes son aquellos animales vegetarianos que luego nos sirven de alimento como los pollos, las cabras o las cobayas. Las mascotas robóticas son otra opción, como el perro robótico de Sony, AIBO. Las pruebas realizadas demuestran que los niños trataban a estas mascotas como una pieza robótica, pero sí que le otorgaban un status mental y social. De hecho en Japón, cuando Sony dejó de comercializarlos y, por tanto, dejó de realizar piezas, se realizaron bastantes funerales a estas mascotas robóticas.


Finalmente... ¿son buenas las mascotas para ti?


Distintos estudios han mostrado que tener un perro en la habitación baja el ritmo cardiaco y la presión sanguínea más que estando en compañía de un buen amigo o de tu pareja. Simplemente mirar a un pez o acariciar a un animal, aunque sea un gato o una boa constrictor, el efecto es el mismo. Una explicación es que los animales adorables nos estimulan una hormona llamada oxytocina que nos hace sentir más cariñosos, felices y calmados. Otra explicación es que la presencia de animales menos adorables, como serían los peces, pájaros o insectos, nos hacen sentir que estamos en contacto con la naturaleza, algo que reduce el estrés.

Y tú... ¿Qué animal prefieres que te haga compañía? Déjanos un comentario si te ha gustado este artículo, estaremos encantados de leerte.